El phishing por SMS: una estafa que puede acabar con todos tus ahorros

En la era de la información y la tecnología, todos estamos conectados a algún dispositivo electrónico: ya sea un móvil, una tablet o un pc. En este contexto, donde casi todo es posible, surgen una serie de problemas relacionados con la seguridad en Internet, a los que nadie es ajeno. Uno de estos problemas aparece cuando se comprometen las cuentas bancarias, siendo el más habitual el conocido como phising.

El phising es una estafa en la cual los delincuentes se hacen pasar por otra persona o por la entidad bancaria, para tratar de conseguir los datos personales de las víctimas, y así poder entrar en sus cuentas para hacer compras o transferencias. El objetivo es claro: vaciar la cuenta bancaria a la que han conseguido el acceso. Lógicamente, esta acción se considera un delito grave, y, hace años no era fácil poder reclamar las cantidades estafadas. Sin embargo, los abogados de Sello Legal se han especializado en ayudar a personas que hayan sufrido este tipo de estafa, ofreciendo asesoramiento personalizado y llevando cada caso para conseguir que el cliente recupere el dinero estafado.

El SMS, el método más habitual

Uno de los métodos habituales que utilizan los estafadores online para conseguir el acceso a las cuentas bancarias, es a través del SMS. Aunque pueden hacerlo por otras vías, tales como email, redes sociales o incluso por WhatsApp, lo más probable es que lo intenten con SMS. Esto lo hacen así debido a la dificultad que entraña el rastreo de los SMS, y a la alta eficacia, que desgraciadamente, ha demostrado ese método.

La forma de proceder habitual es que los estafadores mandan un mensaje de texto a las víctimas, haciéndose pasar por su entidad bancaria e informando de que se ha bloqueado su cuenta personal. En el mismo SMS suelen incluir un enlace, que, aparentemente, lleva al área de acceso del banco, pero realmente, es un sitio web creado a imagen y semejanza del original. Una vez ahí, piden a la víctima introducir sus credenciales de acceso para que pueden restablecer la cuenta y eliminar el bloqueo. Este es el momento en el que consiguen los datos de acceso y proceden a vaciar la cuenta o a realizar compras de gran valor con la tarjeta.

¿Qué se puede hacer si se ha producido un caso de phising?

Lo recomendable es que, tal y como recomienda la firma de abogados Sello Legal, en cuanto nos demos cuenta de lo que ha sucedido, se acuda a la Guardia Civil o a la Policía a poner la denuncia. Es en ese momento en el que se pone inicio a un proceso de investigación de los hechos.

A la vez que se interpone la denuncia, también se puede iniciar un proceso de de reclamación hacia la entidad bancaria. Los tribunales ya han considerado en varias ocasiones a los bancos como responsables en los casos de phising, dado que se vulneran los sistemas de seguridad de sus clientes, con la consiguiente pérdida económica que eso supone, siendo en muchos casos, los ahorros de toda una vida. Esta posibilidad de reclamación es de vital importancia para poder recuperar lo perdido, dado que en estos métodos de estafa, resulta complicado encontrar a los verdaderos responsables del ciberataque.

Acudir a un abogado a tiempo puede suponer la diferencia entre recuperar o no las cantidades estafadas.