Legal

¿Qué es el derecho comunitario?

single-image

ntendemos como derecho comunitario o derecho de la Unión Europea, todas aquellas normas y principios jurídicos que se encargan de determinar el funcionamiento y la competencia, entre otros, de la Unión Europea. Una rama del derecho esencial para muchas empresas que tienen que actuar en el marco europeo, adaptándose a todas estas normativas jurídicas europeas.

Personalidad jurídica a propia

Hay que entender que la Unión Europea cuenta con personalidad jurídica propia. Esto significa que cuenta también con un ordenamiento específico al que se le conoce como derecho de la Unión Europea. Este marco jurídico es el encargado de establecer el funcionamiento de la propia UE, tanto de las instituciones que la forman, como de las competencias que reciben.

¿Cuál es la parte más interesante o llamativa? Qué estamos hablando de un derecho que se diferencia del internacional. Asimismo, lo hacemos también de una organización supranacional con un poder legislativo que ante todo deberá ser respetado por cualquiera de los Estados miembros.

La primacía del derecho comunitario

Es muy importante saber que dentro de un mismo ámbito territorial (el de los Estados miembros) van a coexistir el ordenamiento jurídico comunitario y el de cada uno de esos Estados. Esto puede ser motivo de conflictos entre las normas de uno y de otro ordenamiento. El conflicto no debería ir más allá, pues en realidad, la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea establece que estos conflictos deben solucionarse mediante lo que se conoce como principio de primacía: es decir, que el derecho comunitario prima sobre el derecho de cada Estado miembro.

¿Qué argumentos se utilizan para la afirmación jurisprudencial de este principio? Principalmente que los Estados miembros han transferido competencias y atribuciones que hacen, al mismo tiempo, que cuenten con limitación en las competencias estatales.

Efecto directo

El principio de efecto directo también es esencial en el derecho comunitario. Este efecto significa que cualquier norma comunitaria aprobada tendrá unos efectos de manera completamente uniforme en absolutamente todos los Estados miembros. Además, estos efectos serán efectivos a partir de su entrada en vigor y, si así fuera el caso, durante toda la duración de la misma.

El efecto directo tiene bastantes consecuencias dentro de cada Estado miembro. Para empezar, las normas comunitarias no tendrán en ningún caso que ser traducidas a lo que se conoce como normas de derecho interno. Esto significa que serán completamente aplicables desde su promulgación y publicación en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas (DOCE).

Es también una consecuencia directa que estas normas comunitarias sean susceptibles de crear derechos y obligaciones de forma inmediata tanto en Estados miembros como en particulares.

En esto último, hay que señalar que estas normas comunitarias pueden ser invocables también por los particulares ante los órganos juridiccionales de cada Estado miembro. Esto es posible porque los sujetos a los que afecta el Derecho comunitario no son sólo los Estados miembros, también sus ciudadanos. Es más, esta particularidad es la principal diferencia entre el Derecho de la Unión Europea y el Derecho internacional.

Las competencias del Derecho comunitario

Siendo un Estado miembro de la Unión Europea, y entendiendo que el derecho comunitario tiene prioridad al derecho de cada uno de estos Estados, podemos entender, también, que las competencias que se le atribuyen son esenciales.

El derecho comunitario cuenta con competencias exclusivas, es decir que sólo la Unión Europea puede legislar y adoptar actos vinculantes. En este caso, los Estados miembros únicamente podrán intervenir si la propia Unión le faculta. ¿Qué asuntos entrarían dentro de estas competencias exclusivas? Para empezar, la de la unión aduanera. También las normas necesarias para el buen funcionamiento del mercado interior así como la política monetaria (el euro).

Encontraríamos también la conservación de los recursos biológicos marinos por lo que también abordaría la política pesquera común. También aspectos como la política comercial común e incluso los acuerdos internacionales que se realicen en el marco de estas competencias.

Estas competencias exclusivas ya son motivo más que suficiente para que como empresa que realiza operaciones en la Unión Europea, tengamos en mente la contratación de un despacho de abogados europeo. No obstante, aún hay más; y es que además de esas competencias exclusivas, también tienen competencias compartidas. Es decir, competencias en las que la Unión y los Estados pueden legislar ambos. No obstante, los Estados sólo ejercen su derecho a legislar en la medida que la Unión Europea no lo haya hecho.

Aquí nos vamos a encontrar, entre otros, con el mercado interior. También la política social así como la cohesión económica, social y territorial.

Son competencias compartidas entre Unión Europea y Estados miembros la agricultura y la pesca, así como el medio ambiente o el transporte.

Además, también será un tema compartido el de las energías, la protección de los consumidores así como los asuntos comunes sobre lo que se conoce como salud pública.