finanzas

Transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados

single-image

¿qué es una escritura de compraventa?

Esta comunidad autónoma atrae tanto al público extranjero como al nacional. La gran variedad de paisajes: desde la montaña y la nieve, hasta el sol y las playas de arena blanca, hacen de Andalucía una de las zonas más famosas de España para comprar una segunda vivienda o un lugar de descanso y jubilación.
La compra de una vivienda en España es un desembolso importante para la mayoría de las familias, que quieren saber con la mayor precisión posible cuánto van a pagar por el nuevo hogar. En este post aclaramos todos los gastos relacionados con la compra de una vivienda en Andalucía.
Los precios anunciados en portales, webs inmobiliarias y en general en cualquier medio de comunicación, están siempre exentos de impuestos y otros gastos, salvo que se especifique lo contrario. Por lo tanto, no hay que confundir el precio de venta con el importe total a pagar por el comprador.
Dependiendo de si se compra una vivienda nueva o una de segunda mano, se pagaría el IVA o el ITP respectivamente. El IVA que grava los inmuebles (excepto las parcelas urbanizables) es del 10%. El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales o ITP oscila entre el 8% y el 10%. Para más información sobre cómo calcular el ITP puedes consultar nuestro blog, y si aún quieres saber más sobre el IVA y el ITP, pincha en el enlace anterior.

Clase 05 – venta de bienes y derecho de propiedad

España suele ser el país de la UE con el impuesto más alto, situándose por encima de países como Francia, Italia o Portugal, donde el cliente es el encargado de pagar este impuesto, mientras que países como Alemania, Reino Unido y Holanda no tienen este tipo de tributación.
En España, depende de dos factores. En primer lugar, de la comunidad autónoma en la que se formalice el préstamo y, en segundo lugar, del valor o importe de la hipoteca. El porcentaje que se aplica oscila entre el 0,5% y el 1,5% de la cuota hipotecaria.
Las comunidades que aplican un impuesto más alto (1,5%) son Andalucía, Aragón, Valencia, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Murcia. Las comunidades que aplican el porcentaje más bajo (0,50%) son Ceuta, Melilla, Navarra y el País Vasco. Castilla-La Mancha aplica un tipo del 1,25%; Asturias, Baleares y Extremadura aplican una tributación del 1,2%; Canarias, Cantabria y La Rioja aplican el 1% y, por último, Madrid aplica un tipo del 0,75%.
Cabe destacar que muchas comunidades autónomas ofrecen reducciones o incluso la anulación de este impuesto. El objetivo es facilitar el acceso a la vivienda a diferentes colectivos: familias numerosas, jóvenes o personas con discapacidad, entre otros.

Una guía completa para registrar su propiedad en la india

Con estos cambios fiscales, los compradores de inmuebles de segunda mano podrán ahorrar grandes cantidades de dinero. Hasta ahora, el ITP era progresivo en la aplicación de los tramos impositivos. Por ejemplo, para una propiedad de 1.500.000 euros, los primeros 400.000 euros se cobraban hasta ahora al 8%, mientras que la cantidad restante se dividía en los dos tramos fiscales siguientes y se cobraba al porcentaje correspondiente. Las siguientes tablas muestran los tipos de ITP que se aplicaban hasta ahora:
A través de estos impuestos reducidos, el Gobierno andaluz persigue dos objetivos diferentes. Por un lado, estas medidas impulsarán la reactivación del mercado inmobiliario de segunda residencia, pero por otro, fomentarán la oferta de obra nueva a precios más asequibles, al reducir los costes fiscales que supone el impuesto de AJD. De hecho, el objetivo final es aliviar la carga fiscal que grava el acceso a la vivienda en general.
El Gobierno andaluz adopta este decreto-ley siguiendo la misma línea de actuación que el Consejo de Gobierno, que ya había aprobado medidas urgentes para paliar la situación de crisis generada por la pandemia. El objetivo principal del Gobierno es seguir aplicando medidas de apoyo en el sector económico para reducir las consecuencias para los andaluces.

Ley de la propiedad – terrenos no registrados

Con la nueva modificación de la Ley aprobada por el Gobierno, el sujeto pasivo pasará a ser el prestamista, es decir, el banco que acordó el contrato de préstamo hipotecario. Así, el prestatario deja de serlo, como ocurría con la anterior normativa.
El contribuyente tendrá un plazo de un mes para tributar por este impuesto en las arcas del Estado.  Si se supera el plazo concedido para el pago, el sujeto responderá con los intereses de demora, es decir, intereses sobre intereses.
Antonio Bosch Carrera placeholder image2021-08-05T13:05:15+00:0024 febrero, 2020|Categorías: Destacados, Noticias, Preguntas frecuentes, préstamos y garantías hipotecarias|Etiquetas: Préstamos con garantía hipotecaria, Tribunal Supremo|