negocios

Como hacer cosas caseras para vender

single-image

Cosas para hacer y vender con fines de lucro

El pescado salado y el tabaco se intercambian por pieles y granos para piensos. Un bloque de madera en bruto se talla para convertirlo en un caballo de juguete y se vende en un mercado artesanal local. Las semillas de sandía, sembradas y cuidadas, se convierten en un fruto completo antes de cambiar de manos en un puesto de la carretera.
Fabricar cosas desde cero, cultivarlas a mano y ganarse la vida vendiéndolas e intercambiándolas: éstas son las transacciones incipientes del comercio. El comercio ha evolucionado en los últimos cien años, y los mayores cambios han coincidido con el transporte ferroviario, el auge de las manufacturas e Internet. Por mucho que hayamos llegado, las raíces del comercio siguen firmemente plantadas.
Este es un negocio de fabricantes para los no fabricantes. Tu idea original puede ser diseñada (aquí es donde entra el «maker») e impresa en diversos productos -como camisetas, tazas, bolsas de mano y pañuelos para perros- y enviada directamente a tus clientes. Se trata de un negocio que no requiere de muchas manos y que tiene una barrera de entrada muy baja y es fácil de hacer y vender. Si quiere aumentar el factor artesanal, considere la posibilidad de aprender el arte de la serigrafía y comprar equipos para imprimir sus diseños en casa.

Artículos hechos a mano en demanda

Mucha gente disfruta con las manualidades pero nunca da ese paso extra para ponerlas a la venta. Si eres un artesano y tienes tiempo y espacio para hacer tus artículos de artesanía en grandes cantidades, hay una gran variedad de artículos que puedes crear para venderlos y obtener un dinero extra desde casa. De hecho, con un poco de planificación, puedes crear un negocio completo en casa utilizando tus propias habilidades creativas.
Un negocio de artesanía en casa no es para todo el mundo, pero es una buena forma de generar unos ingresos extra y, al mismo tiempo, recibir elogios por tus hermosas creaciones. Si quieres empezar a vender tus artículos, también tendrás que ocuparte de algunas tareas administrativas del negocio. Lo mejor es planificar desde el principio cómo llevarás a cabo estas tareas, como la contabilidad, la generación de recibos de clientes, la búsqueda de proveedores y la declaración de impuestos del negocio.
La joyería casera de calidad es muy popular porque cada artículo suele ser único. Una ventaja de la joyería es que es pequeña y fácil de empacar para llevarla a las ferias de artesanía y enviarla si la vende en línea. Los materiales para la joyería pueden variar para incluir cuentas de arcilla polimérica hechas a mano, piedras, metal, cristal, cuero y más.

Cosas fáciles de vender en línea

El pescado salado y el tabaco se intercambian por pieles y granos para piensos. Un bloque de madera en bruto se talla para convertirlo en un caballo de juguete y se vende en un mercado artesanal local. Las semillas de sandía, sembradas y cuidadas, se convierten en un fruto completo antes de cambiar de manos en un puesto de carretera.
Fabricar cosas desde cero, cultivarlas a mano y ganarse la vida vendiéndolas e intercambiándolas: éstas son las transacciones incipientes del comercio. El comercio ha evolucionado en los últimos cien años, y los mayores cambios han coincidido con el transporte ferroviario, el auge de las manufacturas e Internet. Por mucho que hayamos llegado, las raíces del comercio siguen firmemente plantadas.
Este es un negocio de fabricantes para los no fabricantes. Tu idea original puede ser diseñada (aquí es donde entra el «maker») e impresa en diversos productos -como camisetas, tazas, bolsas de mano y pañuelos para perros- y enviada directamente a tus clientes. Se trata de un negocio que no requiere de muchas manos y que tiene una barrera de entrada muy baja y es fácil de hacer y vender. Si quiere aumentar el factor artesanal, considere la posibilidad de aprender el arte de la serigrafía y comprar equipos para imprimir sus diseños en casa.

Productos artesanales: ideas

El pescado salado y el tabaco se intercambian por pieles y granos para piensos. Un bloque de madera en bruto se talla para convertirlo en un caballo de juguete y se vende en un mercado artesanal local. Las semillas de sandía, sembradas y cuidadas, se convierten en un fruto completo antes de cambiar de manos en un puesto de carretera.
Fabricar cosas desde cero, cultivarlas a mano y ganarse la vida vendiéndolas e intercambiándolas: éstas son las transacciones incipientes del comercio. El comercio ha evolucionado en los últimos cien años, y los mayores cambios han coincidido con el transporte ferroviario, el auge de las manufacturas e Internet. Por mucho que hayamos llegado, las raíces del comercio siguen firmemente plantadas.
Este es un negocio de fabricantes para los no fabricantes. Tu idea original puede ser diseñada (aquí es donde entra el «maker») e impresa en diversos productos -como camisetas, tazas, bolsas de mano y pañuelos para perros- y enviada directamente a tus clientes. Se trata de un negocio que no requiere de muchas manos y que tiene una barrera de entrada muy baja y es fácil de hacer y vender. Si quiere aumentar el factor artesanal, considere la posibilidad de aprender el arte de la serigrafía y comprar equipos para imprimir sus diseños en casa.