negocios

Productos artesanales faciles de hacer

single-image

Artesanía más rentable para vender (2020)

El pescado salado y el tabaco se intercambian por pieles y granos para piensos. Un bloque de madera en bruto es tallado para convertirlo en un caballo de juguete y vendido en un mercado artesanal local. Las semillas de sandía, sembradas y cuidadas, se convierten en un fruto completo antes de cambiar de manos en un puesto de carretera.
Fabricar cosas desde cero, cultivarlas a mano y ganarse la vida vendiéndolas e intercambiándolas: éstas son las transacciones incipientes del comercio. El comercio ha evolucionado en los últimos cien años, y los mayores cambios han coincidido con el transporte ferroviario, el auge de las manufacturas e Internet. Por mucho que hayamos llegado, las raíces del comercio siguen firmemente plantadas.
Este es un negocio de fabricantes para los no fabricantes. Tu idea original puede ser diseñada (aquí es donde entra el «maker») e impresa en diversos productos -como camisetas, tazas, bolsas de mano y pañuelos para perros- y enviada directamente a tus clientes. Se trata de un negocio que no requiere de muchas manos y que tiene una barrera de entrada muy baja y es fácil de hacer y vender. Si quiere aumentar el factor artesanal, considere la posibilidad de aprender el arte de la serigrafía y comprar equipos para imprimir sus diseños en casa.

Artesanía más rentable para vender (2021)

Consejo profesional: Asegúrate de utilizar un etiquetado de seguridad. Debido a la naturaleza del uso de las velas y a los mayores riesgos de lesiones, asegúrese de proteger su negocio de las demandas civiles que puedan derivarse del uso de su artículo.
Con un aumento de la popularidad, los mayoristas de artesanía con piedras preciosas ofrecen herramientas, cuentas, alambres e incluso cristales a un precio muy asequible. Nunca ha sido tan fácil fabricar joyas de aspecto profesional en casa.
Lo creas o no, existe algo llamado impresión bajo demanda. La impresión bajo demanda te permite crear productos personalizados (como camisetas, botellas de agua, tazas, artículos para el hogar, etc.) sin tener que comprar el material o poseer una máquina de impresión.
Todo lo que necesitas es un diseño gráfico básico y conocimientos digitales. No obstante, necesitarás una buena dosis de ideas creativas para que tus diseños destaquen, ya que la competencia puede ser feroz: cuanto más único sea el diseño, mejor.
¿No estás seguro de que se pueda ganar dinero en este nicho? Sarah Lynn, de Sweets in the City, no sólo se ganó el apoyo de Lord Alan Sugar, un famoso magnate de los negocios, y se convirtió en su socia en el programa de televisión «The Apprentice», sino que se está forrando con los márgenes de beneficio de sus tarros de dulces retro.

Cosas fáciles de vender en línea

El pescado salado y el tabaco se intercambian por pieles y granos para piensos. Un bloque de madera en bruto se talla para convertirlo en un caballo de juguete y se vende en un mercado artesanal local. Las semillas de sandía, sembradas y cuidadas, se convierten en un fruto completo antes de cambiar de manos en un puesto de carretera.
Fabricar cosas desde cero, cultivarlas a mano y ganarse la vida vendiéndolas e intercambiándolas: estas son las transacciones incipientes del comercio. El comercio ha evolucionado en los últimos cien años, y los mayores cambios han coincidido con el transporte ferroviario, el auge de las manufacturas e Internet. Por mucho que hayamos llegado, las raíces del comercio siguen firmemente plantadas.
Este es un negocio de fabricantes para los no fabricantes. Tu idea original puede ser diseñada (aquí es donde entra el «maker») e impresa en diversos productos -como camisetas, tazas, bolsas de mano y pañuelos para perros- y enviada directamente a tus clientes. Se trata de un negocio que no requiere de muchas manos y que tiene una barrera de entrada muy baja y es fácil de hacer y vender. Si quiere aumentar el factor artesanal, considere la posibilidad de aprender el arte de la serigrafía y comprar equipos para imprimir sus diseños en casa.

15 artesanías para hacer y vender

El pescado salado y el tabaco se intercambian por pieles y granos para piensos. Un bloque de madera en bruto se talla para convertirlo en un caballo de juguete y se vende en un mercado artesanal local. Las semillas de sandía, sembradas y cuidadas, se convierten en un fruto completo antes de cambiar de manos en un puesto de la carretera.
Fabricar cosas desde cero, cultivarlas a mano y ganarse la vida vendiéndolas e intercambiándolas: éstas son las transacciones incipientes del comercio. El comercio ha evolucionado en los últimos cien años, y los mayores cambios han coincidido con el transporte ferroviario, el auge de las manufacturas e Internet. Por mucho que hayamos llegado, las raíces del comercio siguen firmemente plantadas.
Este es un negocio de fabricantes para los no fabricantes. Tu idea original puede ser diseñada (aquí es donde entra el «maker») e impresa en diversos productos -como camisetas, tazas, bolsas de mano y pañuelos para perros- y enviada directamente a tus clientes. Se trata de un negocio que no requiere de muchas manos y que tiene una barrera de entrada muy baja y es fácil de hacer y vender. Si quiere aumentar el factor artesanal, considere la posibilidad de aprender el arte de la serigrafía y comprar equipos para imprimir sus diseños en casa.